Julio Preciado celebra en grande y con salud sus 55 años de edad.


Este miércoles, el cantante Julio Preciando celebró en grande sus 55 años de vida, en compañía no solo de su familia, sino también de su doctor Julio Ramos y del vocalista de la Banda MS, Alan Ramírez, por mencionar algunos, en una magno fiesta, donde se dijo muy agradecido de seguir con vida y ser parte de los planes de su Dios. Previo a la celebración, el originario de Sinaloa acudió a una misa que se celebró en su honor, en donde las palabras del párroco lo conmovieron hasta las lágrimas y lo hicieron sentirse muy bendecido por haberse recuperado favorablemente de los percances de salud que ha tenido. En entrevista para el programa ‘Ventaneando’, Julio Preciado aseguró que está seguro de que su Dios tiene un plan para él y que aunque no sabe cuál es, esperará a que se le revele, mientras continúa viendo cómo mejorar su estado de salud. ''Creo que es momento de darle gracias a dios y gracias por tenerme aquí en la tierra porque es lo más importante. No ha sido fácil, pero al final aquí están los resultados, viene un Julio Preciado renovado, con mucha salud y lo más importante, es que creo que Dios me tiene algo reservado, no sé qué sea'', dijo Julio Preciado.
Además, el cumpleañero que tiró la casa por la ventana en su celebración, Julio Preciado confesó que hubo un momento en noviembre del año pasado que sintió que su vida no tenía sentido por lo mal y enfermo que se sentía, luego de haberse sometido a un trasplante de riñón, perol que su vid a cambió cuando acudió a ver a La Virgen de Guadalupe. ''En el mes de noviembre del año pasado dije ‘ay ya si para eso me salvaste, para tenerme aquí en la cama, mejor no me hubieras salvado’, pero el día 9 de diciembre me invitaron a la Basílica a cantar las mañanitas a La Virgen y ahí fue cuando me cambió el panorama, le pedí perdón a La Virgen y lo más importante de todo es que a partir de ahí no me volví a enfermar. Así que si hay milagros y ahí está uno'', expresó el cantante Julio Preciado.   
 Así mismo, Julio Preciado mencionó que estaba muy feliz de poder hacer cosas que tenía años que no hacía, como bailar con su esposa, situación que se dio en la apertura de la pista de baile, en la fiesta después de la misa. ''Tenía años que no bailaba con ella una canción como la que bailamos hace rato, así que fue un momento muy emotivo''. Y si bien, el cantante Preciado se dijo muy orgulloso de haberse mantenido sobrio por dos años, expresó que no quería prohibir que sus invitados disfrutaran de una buena copa de vino, y confesó entre risas que ahora ve la vida muy diferente, pues ahora es él quien se ríe de quienes se pasa de copas. ''Muy diferente, riéndome de los borrachos ahora. La verdad es que yo no los juzgo, yo no soy nadie. Yo me divierto igual''. ''Yo le dije (a su esposa) que yo no iba a tomar, ya tengo dos años sin tomar y me dijo ‘si no vas  a tomar para qué compras vino y compras tequila y whisky’ y le dije ‘para que tomen ustedes, ustedes no tienen la culpa de que yo no tome'', concluyó.

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.