Jefe del comité olímpico confía en que se realicen los juegos de Tokio para 2021, a pesar de la pandemia


TOKIO.- El jefe del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, expresó el lunes su confianza en que los Juegos de Tokio se celebrarán con éxito el próximo año, incluso permitiendo la asistencia de espectadores, mientras el mundo lidia con un fuerte aumento de las infecciones por Coronavirus.

Es probable que la visita de dos días de Bach a Tokio refuerce los esfuerzos de Japón para organizar los Juegos Olímpicos, pero hará poco para calmar las preocupaciones de un público profundamente angustiado por la propagación del virus.

El presidente del COI pasó el día con los organizadores de Tokio discutiendo cómo organizar el evento deportivo masivo durante una pandemia sin precedentes y garantizar la seguridad de una reunión de más de 11 mil atletas internacionales.

La visita es la primera de Bach a la capital japonesa desde que él y el ex primer ministro Shinzo Abe decidieron en marzo posponer los Juegos de 2020 para el próximo año.

El lunes, Bach se encontró con el nuevo primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, y le dijo a la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, que podían estar seguros de que una vacuna estaría disponible el próximo verano.

El COI se encargará de garantizar la vacunación tanto de los participantes como de los visitantes antes de que lleguen a Japón, agregó.

“Para proteger al pueblo japonés, y por respeto al pueblo japonés, el COI hará un gran esfuerzo para que (…) los participantes olímpicos y los visitantes lleguen aquí vacunados si, para entonces, hay una vacuna disponible”. 

Sin embargo, en una conferencia de prensa posterior, Bach dijo que no haría que la vacunación fuera un requisito para los participantes de los Juegos.

La noticia de una vacuna potencialmente exitosa de Pfizer Inc ha levantado esperanzas para la organización de los Juegos, pero la opinión pública en Japón sigue siendo mixta.

Casi el 60% de los participantes en una encuesta de noviembre de TV Asahi dijo que el evento debería posponerse o cancelarse aún más.

Después de reunirse con Koike, Bach se acercó a un puñado de manifestantes que sostenían pancartas y usaban altavoces para presionar por la cancelación de los Juegos Olímpicos.

“¿Quieres hablar o quieres gritar?” preguntó, mientras los guardias de seguridad se interponían entre él y un manifestante. Pero los manifestantes rechazaron su oferta de diálogo, dijo Bach en la conferencia de prensa.

La semana pasada, Japón reportó nuevos casos diarios récord, lo que generó preocupaciones sobre una tercera ola de infecciones, aunque en su mayoría ha evitado las altas tasas de muerte registradas en otros lugares.

Bach calificó los juegos del próximo año como una “luz al final del túnel” después de la batalla pandémica mundial, y señaló las recientes competiciones deportivas en Japón como prueba de que los eventos ya podían tener lugar de manera segura, diciendo que el COI ahora estaba “muy seguro” de que los espectadores podría asistir a los Juegos.

Pero dijo a los reporteros que no era realista calcular el costo del aplazamiento hasta que se determinen las precauciones contra el virus del próximo año.

Este mes, Tokio acogió con éxito una reunión internacional de gimnasia en la que los organizadores probaron una serie de contramedidas Covid-19.

Durante su visita a Tokio, Bach también otorgó a Abe la Orden Olímpica de oro, el mayor galardón del COI.

Cuando fue primer ministro, Abe se convirtió en un sinónimo de Tokio 2020, incluso apareciendo como el personaje de un videojuego Mario en la ceremonia de clausura de los Juegos de Río en 2016.

Abe desempeñó un papel fundamental en el intento de Tokio de ganar los Juegos Olímpicos, lo que convirtió la campaña en una prioridad nacional.

Unos años más tarde, una investigación francesa sobre el dopaje por parte de atletas rusos reveló evidencia de dos pagos por un total de 2.3 millones de dólares por parte del comité de licitación de Tokio a una empresa poco conocida de Singapur, Black Tidings.

Francia está investigando si ese dinero se utilizó para ganar el respaldo de un miembro influyente del COI para que Japón sea sede de los Juegos de 2020.

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.