Tragos, lujos y letras de narcos: así era la vida de Luis Mendoza



Saps Grupero

“Le traían ganas”, dice un testigo de la brutal ejecución del cantante Luis Mendoza de Los Ronaldos. Alrededor de las 16:00 horas, un comando descargó más de 300 balas en contra del automóvil del intérprete y su representante, en Ciudad Obregón, Sonora.

Luis Mendoza murió en la misma ciudad donde nació y comenzaba a probar las mieles de la gloria. Retrataba la narcocultura en su persona.


Camionetas de lujo, presentaciones en centros nocturnos exclusivos, mujeres en minivestidos y letras que hacían apología del crimen organizado, son el común denominador en los videos que tiene la agrupación en Facebook y YouTube.

“El corrido de la jefa”, “El del Mercedes” y “Para Qué”, son algunas de las canciones de Los Ronaldos. En ellas se habla de balaceras y ejecuciones.

Con 23 años, Luis Mendoza comenzaba a despuntar en el género del regional mexicano, frecuentemente agobiando por las agresiones del crimen organizado.

Fueron ráfagas de cuervos de chivo las que arrebataron la vida a un joven que según algunos testigos, hizo enojar a algún cabecilla local.

En redes sociales hubo un sentimiento de pesar por el terrible suceso.


“Descansa en paz, Luisito”, “Corazoncito bello casi mi hijo en paz descanses bebe siempre te voy a extrañar dios te reciba en su Santa gloria mi niño te quiero mucho”, escribieron sus allegados

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.