Los crímenes contra periodistas.


Diálogo

Por David Figueroa O.

Los crímenes contra periodistas.

Las balas arteras, disparadas por manos criminales, en un acto cruel, perpetrado de forma cobarde, acabaron con otra voz del periodismo, la del reportero Santiago Barroso Alfaro, en un atentado que no debe quedar impune, que no es sólo contra el gremio y que lastima a toda la sociedad.

La muerte de Santiago Barroso, victimado a balazos en la puerta de su domicilio, en San Luis Río Colorado, Sonora, la noche del viernes, viene a engrosar la larga lista de periodistas sacrificados. Con éste suman cuatro los crímenes cometidos en lo que va del año 2019 y dos de ellos cometidos en Sonora, en un nuevo ataque contra la democracia y la libertad de expresión.

En base a informes del monitoreo permanente de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex), de 1983 a la fecha suman 309 los homicidios: 271 periodistas; 3 locutores; 10 trabajadores de prensa; 13 familiares y 10 amigos de comunicadores; y 2 civiles relacionados con la actividad; además de 28 desapariciones forzadas pendientes de aclaración.

Y de 2000 a la fecha, Articulo 19 ha documentado el asesinato de 124 periodistas en México, en relación con su labor periodística. Del total, 115 son hombres y 9 son mujeres. De éstos, 47 se registraron durante el mandato anterior del presidente Enrique Peña Nieto.

Los sentimientos de impotencia y coraje nos invaden de nuevo como sociedad, con esos hechos en San Luis Río Colorado, cuando aún están recientes las heridas por el doble atentado que nos conmocionó, apenas el 16 de febrero, perpetrado en Hermosillo en contra de los periodistas Reynaldo López quien resultó muerto y de Carlos Cota quien fue gravemente herido.

El asesinato del periodista radiofónico Santiago Barroso Alfaro se suma a la lista de Samir Flores de Morelos, Reynaldo López de Sonora, Jesús Ramos de Tabasco, Rafael Murúa de Baja California Sur, Diego García del Estado de México, Jesús Márquez de Nayarit, todos ellos en lo que va de esta administración federal de Andrés Manuel López Obrador.

La violencia contra periodistas alcanzó niveles inéditos en 2018, según Reporteros sin Fronteras y en este 2019 no se avizora que mejoren las condiciones de seguridad para que los comunicadores desarrollen la labor de libre expresión, para garantizar ese derecho fundamental de que la sociedad esté informada.

El 2018 fue un año difícil para los periodistas. Reporteros Sin Fronteras (RSF) informa que 63 profesionales del periodismo fueron asesinados en el mundo, un 8% más que el año anterior. Si se añade a los reporteros ciudadanos y a los colaboradores externos, el número de asesinatos se elevó a 80.

México está, según la misma organización (Reporteros Sin Fronteras), entre los tres primeros países con mayor número de asesinatos: Afganistán (15 muertos), Siria (13), México (9) y Yemen (8). Y eso que nuestro país no está en conflicto. https://www.infobae.com/america/mexico/2018/12/29/ellos-son-los-periodistas-asesinados-durante-2018-en-mexico/

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) establece que más del 90 por ciento de los asesinatos a periodistas permanecen impunes.

Veracruz tiene el mayor registro de asesinatos de periodistas por estado, con 26. El gobierno de Javier Duarte ha sido el más letal para los comunicadores: 17 periodistas asesinados en el periodo de diciembre de 2010 al 30 de noviembre de 2016.

Sonora no ha estado exento de los lamentables crímenes en contra de comunicadores.

Un caso que a más de 20 años permanece impune es el del periodista Benjamín Flores, asesinado el 15 de julio de 1997, por un grupo de hombres armados que lo esperaba en sus oficinas del periódico La Prensa, en San Luis Río Colorado. A Benjamín lo ultimaron con una “cuerno de chivo”, por la espalda, ante los atónitos ojos de sus amigos con quienes celebraría su cumpleaños.

En el 2007 fue asesinado Saúl Martínez en Agua Prieta y recordamos otro hecho triste, el caso del reportero Alfredo Jiménez Mota, del periódico El Imparcial, reportado como desaparecido desde el 2 de abril de 2005; hasta la fecha no se sabe de su paradero.

"Los depredadores de la libertad de prensa son numerosos en México, sobre todo contra periodistas que cubren asuntos relacionados con la corrupción política y el crimen organizado, blanco de intimidaciones y agresiones, cuando no asesinatos", señala el informe de la organización Artículo 19.

El odio lanzado contra reporteros, por diversos autores (intelectuales y/o materiales) se ha traducido en un incremento preocupante de los ataques, lo cual se ha visto amplificado por la inmediata difusión en las redes sociales, que desencadena en una situación que alarma.

Como ciudadano y comunicador me sumo a la exigencia social de las agrupaciones estatales, nacionales e internacionales, para que el estado mexicano frene la impunidad con la que los delincuentes arrebatan la vida de periodistas en México, que sólo buscan ejercer libremente su profesión.

David Figueroa Ortega es empresario, ex cónsul de México en Los Ángeles y San José, California; ex diputado federal; ex alcalde de Agua Prieta; ex dirigente del PAN en Sonora.

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través de: davidfigueroao@me.com @DavidFigueroaO

David Figueroa

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.