No más, sino una mejor policía



0



No más, sino una mejor policía




 

No es preocupante la cuestión de seguridad en Hermosillo, pero para el tamaño de la ciudadanía hay un déficit de policías y patrullas.

Aunque las autoridades han trabajado en la prevención del delito y atención a las llamadas al 911, el ciudadano tiene que buscar medidas de protección.

La carestía de la vida tiene que hacer más creativos a Jefes Policíacos, asumir su responsabilidad como tales ya que se cuenta con más Jefes que tropa.

La gestión del desempeño es el proceso que comienza cuando el Jefe Policíaco y Oficiales colaboradores se reúnen para acordar qué es lo que el primero va a hacer y cómo lo va hacer.

Cuando aprueban la igualdad de criterios y mecanismos para seguir por qué y él cuando, cuando aprenden del pasado y descubren como superar el futuro, cuando sienten que están del mismo lado, es cuando son creativos para pensar que todo se puede mejorar y esperar resultados.

Se está actuando y haciendo los patrullajes; faltan más policías, más comprometidos con la sociedad, es necesario la vigilancia a pie tierra el policía de punto más en el  sector comercial, faltan más patrullas, sí; y la única manera de atender la problemática es en coordinación con la ciudadanía” que se participe con la denuncia.

 

El tema de la seguridad pública es a todas luces complejo. Su conceptualización, el análisis de las causas que han generado el grave problema que hoy se vive en este ámbito, así como las diversas propuestas que pudieran vertirse para la generación de nuevos caminos de solución, requieren sin duda de un detenido estudio.

 

Debemos entender a éste como uno de los más graves problemas a nivel nacional; un escenario social de inseguridad pública generalizada puede constituirse, por qué no decirlo, en condición de inviabilidad para todo modelo de desarrollo y bienestar social.

 

México cuenta con 544 mil policías (sin incluir a los guardias privados) México tiene más policías por cada 10,000 habitantes mayores o iguales a 14 años. Esto demuestra, una vez más, que lo que falta en México es una policía verdaderamente profesional, con mejor organización y mejor remunerada; es claro que su incremento no es el camino de la solución.

 

En síntesis, lo anterior evidencia que en México no hace falta más policía judicial tampoco, sino una policía más capacitada. Ello, además de un sistema coherente de

 

Policía en nuestro país, con políticas definidas, no sujeto a decisiones políticas fragmentadas y de momentos.

 

Pero existe el riesgo que se continúe capacitando policías y expulsándolos posteriormente, fomentando con ello la delincuencia capacitada y bien organizada (se han publicado casos en que los autores materiales de los delitos son policías).

 

En la mayoría de los Estados del país, se pregona que se tiene un número insuficiente de policías, los cuales además carecen de la confianza ciudadana. Un elemento muy significativo que demuestra la falta de capacitación de las policías. Se refiere al elevado número de muertos en los cuerpos de seguridad.

 

Hay gobernantes que no se preocupan por tener un presupuesto digno para seguridad pública y prevención del delito, para dar seguridad a la que tienen derecho sus gobernados acogiéndose al beneficio federal

 

de la ministración del subsidio para la seguridad pública de los municipios.

 

Un policía debe ser, antes que nada, un profesional. No un funcionario de confianza al que se debe pedir la renuncia cada vez que cambian las autoridades. Se requiere de una carrera policial perfectamente estructurada, con mecanismos y requisitos de ingreso, selección, promoción y permanencia; con principios básicos de actuación policial y con un código de ética profesional. A cambio de esto, se debe considerar al policía como un trabajador que vende su fuerza de trabajo y, en consecuencia, debe tener todas las garantías que ello conlleva, como salario digno y prestaciones adecuadas a su responsabilidad.

 

Es prudente que los partidos políticos y candidatos tomen en cuenta las propuestas ciudadanas en materia de seguridad pública, procuración de justicia, y protección a los derechos humanos.

 

Así es qué con más de 544 mil elementos Federales, Estatales y Municipales, México es el tercer país con mayor fuerza policial, sólo detrás de India y Estados Unidos, pero la incidencia de los delitos de alto impacto social (homicidio doloso, robo con violencia y privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro) no solo se mantuvo, sino que aumentó durante los últimos años, y por ello es necesario aplicar un nuevo esquema de profesionalización de los cuerpos policiacos en los tres órdenes de gobierno.

 

“Eso muestra la incapacidad de las corporaciones que operan en el país, se cuenta con miles de cuerpos policiales, sin una legislación que uniforme, ni siquiera en sus líneas básicas, su organización, actuación, carrera, armamento y equipo, entre otros.

 

Que hubieran dado los Jefes Policíacos de antaño por haber tenido la tecnología actual

 

cuando nada más se contaba con un buen estado de fuerza policial pero con vocación de servicio, institucionalidad, honestidad, lealtad y responsabilidad.

 

Roberto Fleischer Haro

 

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

 

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583 de fecha 12/19/2000

E mail robertf.haro @hotmail.com

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.