Lo que la visita de AMLO cambió en Sonora


Mensajes

Gilberto Armenta

Lo que la visita de AMLO cambió en Sonora

 

La gira del agradecimiento de Andrés Manuel López Obrador tiene varias lecturas, y una de ellas es que la relación Federación-Estado está fortalecida.

 

Su discurso en SLRC, Nogales, Hermosillo, Guaymas y Cajeme fue conciliatorio entre las fuerzas políticas en el estado, subrayando los programas sociales a favor de los pobres, proyectos de nación que buscan acabar con la corrupción, y con relaciones interinstitucionales que lleven al país a otros niveles.

 

Huelga decir que el encuentro sostenido con la gobernadora Claudia Pavlovich va más allá del simple protocolo, la cortesía política y la altura de miras. La presencia del senador Alfonso Durazo Montaño, la de diputados federales y su coordinador, Mario Delgado; la de diputados y alcaldes locales, y la de Jorge Taddei Bringas, todos ellos alrededor de la mesa en Palacio de Gobierno, junto a Natalia Rivera, Jorge Vidal y demás miembros del gabinete claudillero, abrió un precedente importante de conciliación y gobernanza, que ya hacia falta se mostrará por primera vez en el estado.

 

A esa reunión en Palacio de Gobierno la precedieron la conciliación, el respeto, la negociación y los acuerdos, y que se hayan impuesto sobre la ideología partidista es un primer gran paso para establecer una gobernanza de nivel.

 

Lo que es importante considerar, por encima de la reunión misma, es lo que sucede después. Y es que el ambiente político que predomina hoy es por fortuna, más favorecedor al que se imponía antes, y este será el que imponga las agendas oficiales en adelante. Las declaraciones de quienes ganaron la elección el pasado 01 de julio son diferentes ahora, a como venían dándose en semanas pasadas, y las opiniones entre quienes ejercen el poder ahora son más amistosas y de respeto. Eso, sin duda, sumara en vez de restar.

 

Y a considerar también el mensaje que el presidente electo deja entre los suyos, a quienes insta a dejar atrás las diferencias electorales, a trabajar en conjunto, a olvidar las rencillas partidistas y de ideología, a combatir la corrupción y, según su dicho, convertido ya en lema: a no mentir, ni robar ni traicionar. El nepotismo que se está presentando en varios ayuntamientos es tema aparte.

 

Y en esa línea, resulta imposible no pensar en el problema laboral que el Congreso del Estado enfrenta ante 16 trabajadores que se niegan a aceptar la suerte que les tocó jugar en esta transición política.

Posiciones que van desde la Oficialía Mayor hasta cargos de subdirección en distintas áreas se encuentran ahora en debate. 
En ese sentido, todo indica que los despidos son inminentes, una vez que se libren todas las vías legales y jurídicas a competir. Y la coalición legislativa, integrada por Morena, el PES y el PT, tiene cuadros con la suficiencia académica y experiencia laboral como para sacar adelante una responsabilidad de esa naturaleza.

Lo importante aquí es la forma que se utilice para llegar al fondo, porque de eso dependerán las acciones que en el futuro emprendan los diputados de esta legislatura en la búsqueda por imponer y hacer la justicia.

 

No se trata pues, de usar el mazo a diestra y siniestra. Se trata de mantenerlo en el suelo, y usar las manos para trabajar conciliatoriamente. El mensaje de AMLO en ese sentido fue muy claro. El haber ganado la elección pasada no significa convertirse en amos y señores de Sonora, en este caso, sino en representantes genuinos del pueblo. De nada sirve seguir gobernando con los esquemas del pasado que tanto se criticaron.

 

Por eso es por lo que la intención, dictada por algunos medios de comunicación y sus representantes por desacreditar el trabajo del secretario de gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, atendiendo a Salvador Cienfuegos Zepeda, General de División titular de la Secretaría de la Defensa, en el sur del estado ante la contingencia por la depresión tropical 19 E, es errónea y no a lugar.

 

Los temas relacionados a protección civil corresponde atenderlas a la secretaria de gobierno en cada estado, y la implementación del Programa DNIII, como fue el caso, toca a su titular coordinarlo junto a las autoridades militares que lo ejecutan.

 

Asegurar que el secretario Pompa Corella fue enviado a atender esa agenda, porque el presidente electo y su equipo de trabajo reclamaron su ausencia en la reunión en Palacio de Gobierno con la gobernadora Pavlovich Arellano, es perverso desde donde se vea.
Suponer que la interlocución de este es desvalorada por todos los actores políticos de la coalición, es falso, y mal informar asumiéndolo como un hecho es irresponsable.

 

Lo que sucedió fue simple y sencillamente una travesura de la madre naturaleza, que impuso su voluntad sobre las agendas de las instituciones, y por eso, cada zapatero fue a sus zapatos.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.