Luego de actos violentos, Tigres y Rayados ofrecen infumable empate sin goles


México.- Lamentablemente, lo que más se recordará del Clásico Regio 117 es la brutal violencia que se vivió previo a que se jugara el partido. Y es que un grupo de fanáticos de Rayados se enfrentó con otro de Tigres, resultando de ello un aficionado herido de gravedad, quien, según los últimos reportes, se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Universitario.
No es la primera vez que estas hinchadas protagonizan peleas o agresiones de este tipo, pues por ejemplo, en la edición 112 de este Clásico un seguidor de La Pandilla recibió una golpiza en las inmediaciones del Estadio BBVA; sin embargo, la Liga MX primero vetó al inmueble y luego le levantó el castigo.

Del partido poco hay que decir, toda vez que ambas escuadras se preocuparon más por no perder que por salir con los tres puntos de El Volcán. Por su parte, los visitantes instrumentaron un parado muy defensivo, mientras que en la acera de enfrente, los locales, fieles a su estilo, no quemaron las naves.
En la recta final del compromiso Juninho vio la tarjeta roja por doble amarilla, aunque ni eso pudo hacer que Diego Alonso lanzara a sus pupilos al ataque en búsqueda del gol del gane. En tanto, Ricardo Ferretti cerró al conjunto felino en aras de salir con dividendos.
Tras el gris empate, los Tigres se subieron al séptimo lugar general con 15 puntos; Monterrey resguardó el sexto peldaño al quedarse con 17 puntos después de diez jornadas llevadas a cabo en el Apertura 2018.

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.