De mujer a mujer


Mensajes

Gilberto Armenta

De mujer a mujer

 

“Si quieres que se diga cualquier cosa, pídeselo a un hombre. Si quieres que se haga algo, pídeselo a una mujer”. Margaret Thatcher.

 

Si usted revisa concienzudamente las actividades de la gobernadora Pavlovich de los últimos treinta días, notara el desarrollo de una actividad social tan sensible, que no se entendería que esta dejara de suceder.

Temas relacionados con la infraestructura vial, las viviendas, apoyos a familias y mujeres emprendedoras, mejores hospitales, atención a adultos mayores, compromisos con las etnias sonorenses, impulso a los estudiantes de todos los niveles, y más recientemente, comprometerse de lleno con la niñez y adolescencia migrante, que es el núcleo social más vulnerable no solo de Sonora o México, sino del mundo entero, han sido su agenda diaria.

En esta logística, están involucradas todas y cada una de las dependencias a su cargo y cada uno de los funcionarios que las representan. También alcaldes y sus regidores, además de los diputados locales y federales, sin dejar de contar a los senadores.

Todo, sin excepción, es el resultado del trabajo conjunto, del esfuerzo colectivo, y la empatía de voluntades.

¿El sonorense? ¡El más importante de todos! Sin el ciudadano, ni una sola agenda pública tiene sentido, y este ciudadano no reconoce ideologías políticas de ningún tipo.

Por eso, la gobernadora ha insistido en el dialogo, en el consenso de ideas, en un solo esfuerzo, sin tintes partidistas, y mucho más, sin intereses personales.

Ante el nuevo sistema de gobierno que viene, no hay otra forma de hacer política que, entendiendo las posiciones de cada poder, y respetando las fronteras de cada uno.

Sería justo que las actividades de gobierno, enlistados en el segundo párrafo arriba ¿se perdieran solo por falta de voluntad? Se le escucha a usted gritar que no, y tiene razón.

Por eso, los acuerdos que alcaldes y diputados electos de la coalición Morena-PES-PT están tomando, giran ya en el sentido del trabajo conjunto con el gobierno estatal, sin olvidar el compromiso de la cuarta transformación, y del gran proyecto de nación del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y sin duda el gobierno estatal tiene la misma idea.

La dinámica es muy sencilla: todos cooperando.

Del lado del gobierno estatal está, por supuesto, la gobernadora Claudia Pavlovich y todo su gabinete, esperando se respete su posición como mandataria electa en el 2015, con la facultad constitucional de tomar decisiones, de solicitar acuerdos, de proponer soluciones, y de hacer gobierno como Dios manda.

Del lado de la bancada más grande del Congreso Local de Sonora, la de Morena, está ahora otra mujer, diputada electa de Cajeme, Ernestina Castro Valenzuela. Una mujer preparada académicamente como maestra de pre escolar, abogada y psicóloga. Un trio de profesiones que la curtieron en la negociación, la paciencia y el dialogo. Además, vocera de aquella agrupación social que encabezo Morena en varios municipios de Sonora: El No al Gasolinazo, que la convirtieron en una aguerrida mujer en contra de las injusticias y afectaciones de gobierno contra los más vulnerables. Ella, Ernestina Castro Valenzuela, como ya se había adelantado en esta misma columna, pero del 22 de agosto, será la coordinadora de la bancada de Morena, y junto a ella, estarán legislado trece mujeres más.

Si se unen en un solo grupo, formarían una poderosa bancada de 14 mujeres que verían las problemáticas de Sonora de manera distinta, y que podrían, en determinado momento, entenderse mejor con el resto de las mujeres de Sonora. Además, podrían entablar una relación de gobierno de más entendimiento con Claudia Pavlovich Arellano. El empoderamiento femenino legislativo ¡pues!

De momento, Ernestina Castro estará coordinando las acciones de una bancada que tendrá, dentro de la coalición, todas las de ganar, y que bueno que sea una mujer en quien haya recaído tan monumental responsabilidad.

Sin el ánimo de demeritar lo que el gobierno estatal y el poder legislativo representan por separado, los acuerdos y concesos entre ellos serán más limpios y transparentes, si procuran entablarlos entre mujeres. De mujer a mujer podrían lograrlo.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.