Las malas prácticas al final de cada administración municipal


 

 

Diálogo

Por David Figueroa O

Las malas prácticas al final de cada administración municipal

 

 

Las administraciones municipales llegan al final de su gestión de los tres años y se ha vuelto una práctica que las autoridades salientes intentan, de última hora, sacar todos sus compromisos con la entrega de terrenos para liquidar los adeudos, pero también heredan pendientes de pagos y servicios públicos en malas condiciones.

 

Los Ayuntamientos quedan “temblando” por esas prácticas inadecuadas que deberían regularizar a fin de que las autoridades entrantes no tengan, la mayoría de las veces, que empezar de cero ni que tengan que “componer el mundo” porque hallan las arcas con falta de liquidez y la prestación de los servicios en deterioro.

 

Una de esas prácticas que deben frenarse por prestarse a posibles actos de defraudación porque privilegian a empresas o personas favorecidas con bienes públicos, es la entrega de terrenos mediante transacciones no  transparentes para cubrir supuestas deudas que el Ayuntamiento tiene con particulares.

 

Apenas el viernes, el Cabildo de Hermosillo, en sesión extraordinaria, aprobó una dación de tres terrenos en pago a empresas para cubrir diversos adeudos que el Municipio tiene por proveeduría de servicios e infraestructura por más de 64 millones de pesos.

 

Lo que se nos hace increíble es que a decir de la presidenta en funciones, Angelina Muñoz Fernández, el Gobierno Municipal no pueda informar de qué empresas se trata, lo que crea sospechas y de que benefician a particulares con quienes pudieran tener compromisos incluso desde las campañas anteriores.

 

¡Ahora resulta que no pueden precisar los nombres de las empresas ni de los dueños, tampoco pueden revelar su denominación social bajo el argumento de que se trata de proteger datos personales!

 

Y lo más raro aún es que este tipo de prácticas se realizan a menos de 20 días de que se vayan los funcionarios del actual Ayuntamiento.

 

En anteriores ocasiones, el Municipio y los hermosillenses han sufrido del saqueo de terrenos, por lo que sería lamentable que una vez más la Comuna fuera víctima del despojo de un patrimonio que es propiedad de todos los ciudadanos.

 

Lo que aprobaron los regidores, en su mayoría afines a la presidenta municipal y que siguen al pie de la letra las indicaciones, es la dación –dicen- de tres predios, el primero valuado en más de 20 millones 504 mil pesos y que se destinó supuestamente para cubrir un adeudo por 19.5 millones.

 

También se aprobó la venta de otro predio de 203 mil 292 metros cuadrados, localizado al norponiente del bulevar Jesús García Morales, con clave catastral 3600-28-328-001 y un valor total de 15 millones 844 mil pesos.

 

 

De igual manera, el Cabildo de Hermosillo, aprobó la venta de un tercer predio de 8 mil 053 metros cuadrados, localizado en bulevar José María Morelos y Pavón y calle Luis Orcí, en la colonia Jesús García Morales con valor de 29 millones 17 mil  pesos.

 

Por fortuna, tenemos que agradecer que los regidores dejaron fuera del orden del día y de las intenciones de entregar un predio que se ubica sobre el Vado del Río y Bulevar Serna valuado en 18 millones 656 mil pesos y que es usado, desde hace años, por la etnia Yaqui para sus ceremonias.

 

Este terreno se pagaría a una empresa mediante dación para cubrir adeudos que tiene el Municipio por el suministro de juegos infantiles y recreativos para los parques de Altares y Pueblitos, por la cantidad de 14 millones 694 mil pesos.

 

La entrega de bienes por parte del Ayuntamiento, por ser propiedad del Municipio y de los hermosillenses, para pagar adeudos exige que sea con transparencia.

 

No se justifica de ninguna manera, que bajo el argumento de la supuesta secrecía de datos personales, no se informe del nombre o razón social de las empresas particulares a quienes se les entregan grandes extensiones de terrenos.

 

Está el caso de los trabajadores municipales que este lunes cerraron la principal vialidad por más de 8 horas, en Luis Encinas y Bulevar Rodríguez, provocando un caos vial, en la exigencia del pago de bonos y de compensaciones incumplidas, lo que es un conflicto que le quedaría a la siguiente administración.

 

Los servicios públicos como la recolección de basura, seguridad –con patrullas sin gasolina- y bacheo presentan un deterioro al final de cada administración y los ciudadanos no tienen por qué pagar por la deficiencia de funcionarios públicos que poco les importa dejar sus puestos tirados por ir en busca de nuevas posiciones.

 

La pregunta es hasta cuándo tendremos verdaderos servidores públicos que le transfieran a sus sucesores una administración sana y no una calamidad como tristemente hoy sucede en Hermosillo.

 

 

 

David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.


" />