El Isssteson, las crisis y conflictos  


Diálogo 

 

Por David Figueroa O. 

 

El Isssteson, las crisis y conflictos

 

 

La problemática del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado de Sonora (Isssteson) es como un cuento de nunca acabar.

 

El mal uso del instituto, que ha sido “caja chica” de gobiernos estatales y de funcionarios que han dispuesto de los recursos que debieran ser para prestar un adecuado servicio médico y de seguridad a miles de derechohabientes, provoca que esté en una crisis financiera que parece no tener fin.

 

Para el Isssteson el panorama es complicado, a pesar de los programas emergentes de rescate instrumentados por diferentes gobiernos estatales para “aliviar al enfermo” que cada vez está más grave y que de no encontrar el remedio para su rehabilitación podría entrar en etapa terminal.

 

Como efecto de esa crisis, este lunes estalló la exigencia con una manifestación de siete sindicatos que reciben los servicios, que demandaron abasto de medicinas y la mejora en las prestaciones en sus jubilaciones.

 

Los males crónicos que padece el Isssteson parecen no tener cura, con afecciones de larga duración y que lo tienen como “un enfermo grave” y, al igual que los sistemas de seguridad a nivel nacional, como el IMSS y el ISSSTE, el diagnóstico podría ser peor si no le aplican la receta y el tratamiento adecuado.

 

La falta de recursos amenaza con hacer estallar al Isssteson por lo que requiere de mecanismos de refinanciamiento, con la recuperación de los adeudos históricos de ayuntamientos y organismos afiliados, a fin de lograr su estabilidad.

 

Aunque desde diciembre del 2016, esta administración estatal dio a conocer de la grave crisis que enfrenta el Isssteson y de un plan emergente de recuperación de adeudos, con medidas administrativas y legales, es necesario tomar “el toro por los cuernos” e intervenir al paciente hasta que sane por completo.

 

Pero no es sólo mediante un programa eficiente de recuperación de cuotas, también se debe rediseñar una estructura operacional y establecer candados que eviten fugas o desviaciones de los recursos que no deben tocarse porque el Isssteson es patrimonio de los trabajadores.

 

Para el ejercicio del 2017, el entonces director del Isssteson, Enrique Claussen, solicitó un subsidio extraordinario emergente por mil 787 millones de pesos, de los cuales 527.9 millones eran para responder a los compromisos de pagos de nóminas de pensiones y jubilaciones de los afiliados.

 

El déficit para financiar el otorgamiento de los servicios médicos y medicamentos que demandan los derechohabientes requería de 659.9 millones de pesos para atenderlo sólo en el último año.

 

Un raquítico Fondo de Pensiones y Jubilaciones que ha sido “caja chica” de gobernadores es el problema más fuerte que arrastra el Isssteson por ese “jineteo” de las cuotas obrero-patronales y que luego no encuentran cómo recuperarlas.

 

Del presupuesto del Isssteson, más de la mitad, el 54 por ciento, se destina al pago de pago de pensiones y jubilaciones.  El presupuesto de egresos en el 2018 es de 8 mil 980 millones.  http://transparencia.esonora.gob.mx/NR/rdonlyres/3A2E5679-7779-4F6B-9DE0-82D179A21CB9/275999/EjecutivoIngresosEgresos2018.pdf

 

Las cuestionadas, inmorales y jugosas pensiones de unos cuantos políticos, alrededor de 50, entre funcionarios y ex funcionarios públicos, que perciben entre 80 mil y 160 mil  pesos mensuales, sangran más las finanzas del Isssteson.

 

Este instituto de seguridad no debe verse más como instrumento político del gobierno en turno, ni utilizarse para disponer de los recursos que corresponden a los trabajadores afiliados,  ni para solucionar situaciones que son ajenas a este organismo.

 

El Isssteson requiere de cirugía mayor, cortar de tajo con la corrupción, frenar las insultantes pensiones de ex funcionarios y ser administrado correctamente, de lo contrario el deterioro de esta institución seguirá lastimando a quienes debería de servir, es decir a sus derechohabientes.

 

 

 

David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.