Niños tailandeses rinden homenaje a buzo que murió en rescate


Tras permanecer 18 días atrapados en una cueva, los 12 jóvenes tailandeses que ocuparon las primeras planas en todo el mundo, fueron rescatados de una cueva al norte de Tailandia y hoy, en un acto de agradecimiento y amor, honraron al teniente comandante Saman Kunan, el buzo de la Armada tailandesa que perdió la vida mientras participaba en las labores de rescate. 
Actualmente, los adolescentes de entre 11 y 16 años se están recuperando en un hospital de la ciudad de Chiang Rai y este domingo quedaron conmovidos al saber sobre la muerte del hombre que sacrificó su vida para salvar la de ellos. 
“Los muchachos quedaron sorprendidos y tristes cuando se les contó sobre la muerte de un excomandante de la Marina durante la reciente operación para rescatarlos de la cueva Tham Luang en la provincia de Chiang Rai”, indicó el Ministerio de Salud de Tailandia. 
Saman murió el 6 de julio pasado, cuando regresaba a un campamento provisional, tras completar su misión de transportar tanques de oxígeno hasta la gruta donde fueron hallados los menores, a 1.7 kilómetros de la entrada a la cueva.
Luego de entregar a los menores y su entrenador su propio tanque de aire, el buzo perdió el conocimiento poco antes de salir del complejo de cuevas de Tham Luang; fue sacado por un compañero, pero no logró sobrevivir.
En un comunicado, el Ministerio de Salud destacó que los miembros del equipo de futbol inclinaron la cabeza en señal de respeto frente a un boceto del buzo.
“Limpiándose las lágrimas, los niños escribieron mensajes de agradecimiento en el retrato de Saman Kunan. Todos lloraron y expresaron sus condolencias y guardaron un minuto de silencio", anotó el Ministerio.
La declaración oficial detalló que los menores fueron informados de la muerte de Saman hasta que un equipo médico determinó que estaban mentalmente fuertes para manejar la noticia, según un reporte de la edición electrónica del diario The Nation.
La doctora Jessada Chokdamrungsuk, secretaria permanente del Ministerio de Salud, destacó en el comunicado que todos los futbolistas lloraron y agradecieron al teniente comandante por sacrificar su vida para salvarlos.
"Los muchachos han prometido ser buenas personas para honrar al teniente comandante Saman", afirmó Jessada.
Saman, un exsuboficial de primera clase de la Armada tailandesa, fue la única víctima en la operación de rescate que se prolongó por tres días consecutivos y concluyó el martes pasado con todos los niños y su entrenador a salvo.
Con información de Notimex. 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.