A los candidatos para la presidencia municipal  


A los candidatos para la presidencia municipal

 

 

Los candidatos para la  Presidencia Municipal, no han propuesto al elector nada concreto para resolver el problema de la inseguridad, la falta de prevención,  incapacidad, ineficiencia, corrupción e impunidad que priva en las corporaciones policiacas.

 

Dicen que hay que transformar, modernizar y capacitar a las policías, que hay que acabar con la corrupción que en ellas impera, a ninguno de ellos le he escuchado decir que el problema radica en los miserables salarios que ganan la mayoría de los policías, los bajos salarios generalmente atraen a personas con escasa preparación, talento y ambición.

 

La clásica pregunta que nos hacemos todo policía, arriesgamos la vida por un sueldo mensual de 8 mil pesos en el mejor de los casos, por esa misma cantidad dejamos huérfanos los hijos y sin sustento, sin un seguro de vida creen que podríamos comprar o rentar una casa o departamento de buena calidad en una zona agradable de la ciudad en que vivimos, manejar un buen vehículo, mandar a los hijos a una buena escuela particular, vestir bien a la familia, viajar durante las vacaciones, ser sujeto a crédito, todo esto es un sueño para un policía que tiene vocación de servicio, profesión mal pagada y de alto riesgo, lograr eso también es motivación.

 

Los policías que sirven y protegen a los ciudadanos de los países donde se vive con seguridad y en paz son miembros de la clase mayoritaria, y desde el principio reciben sueldos para vivir con dignidad, para ser policía en esos países no basta con haber cursado la primaria, secundaria o preparatoria, en esos países los policías no se improvisan mediante cursos de poca duración sino a través de estudios de alto nivel que convierten al policía en un verdadero profesional.

 

Tengo la impresión de que los candidatos no quieren aceptar que la solución al problema radica, en gran medida, en el monto de recursos económicos que deben invertirse para transformar a las policías con el interés de que utilicen menos la fuerza pública y sean más amables utilizando las habilidades verbales con los ciudadanos, además baje el índice de denuncias por abuso de autoridad en la Dirección de Asuntos Internos.

 

Pero también hay que implementar políticas y estrategias generales, con el fin de elaborar un programa que responda a las necesidades primordiales, con sentido humano, que beneficie a las familias de los elementos de seguridad, así como también exigir a las corporaciones policiacas asumir la responsabilidad que les corresponde, con honestidad, disciplina, capacidad y lealtad hacia las instituciones.

 

¿Saben los candidatos que harán con la seguridad pública, conocen la dimensión y profundidad de los problemas que las han caracterizado históricamente?

 

¿Han calculado los ritmos y procedimientos de un proyecto para reformar y actualizar la policía, así como los riesgos, conflictos y violencia potenciales derivados de la transformación e incluso desaparición de alguno de los problemas actuales?

 

¿Han caracterizado la función que cumple la ilegalidad en la relación policía-sociedad?

 

En pocas palabras: ¿Cuentan con un proyecto de trabajo, reforma policial, racional, sistemática, integral y coherente, relacionado a la seguridad del Municipio?

 

Así es que analizando lo anterior que se nos explique el cómo, el cuándo y el porqué del proyecto para “Una ciudad más segura”  en la materia que nos ocupa. Dichas propuestas publicadas en un diario local para la capital del Estado de Sonora.

 

Roberto Fleischer Haro 

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.