Los piñeros expertos sociólogos


Los piñeros expertos sociólogos

Estos hampones cuyo calificativo, en el Argot del bajo mundo, es el de Piñeros, resultan algo así como los aristócratas del hampa. Su arma es el dinero y así como un asaltante no podría operar sin ir armado de una pistola o un puñal, los Piñeros no pueden trabajar sin llevar consigo fuertes cantidades de dinero en efectivo.

Son además expertos sociólogos y unos consumados artistas. Cuando ven a su víctima necesitan solamente unos minutos de observación, para saber cuál es el papel de un humilde bracero que el de un acaudalado hombre de negocios; del mismo modo que saben explotar en su proyecto la avaricia de las personas, como su ingenuidad.

Los Piñeros suelen buscar sus víctimas en el interior de los bancos o en las casas de cambio; en la oficina pública a donde concurre la gente a hacer pagos al fisco; en los edificios donde se hallan instalados telégrafos y asisten personas a enviar o recibir giros telegráficos,  y en general en todos aquellos lugares donde se maneja dinero.

Por otra parte, no se crea que el único método que emplean los Piñeros es el de explotar la avaricia de la gente, enseñando grandes cantidades de dinero, “trabajándola” con un cuento de que fácilmente puede aportarse de él. No, también suelen utilizar otras diferentes que sería largo  enumerar.

O se trata de algún individuo con tipo de ladrón, quién se acerca ofreciendo en venta alguna joya, supuestamente robada en la casa de un médico, un licenciado o cualquier otra persona acaudalada, o bien todo se relaciona con un presunto hombre de negocios que pueda dar participación en las ganancias a quien quiera participar de algún asunto que trae entre manos.

En el primer caso el Piñero actuará como si en verdad hubiese robado la “joya”, así lo confesará y hasta procurará abordar a su víctima en algún lugar donde por allí se encuentra un policía del que fingirá tener temor. Al final y después de vender el objeto en una cantidad respetable pero que parece resultar absurdamente barato por su supuesta autenticidad, se descubrirá que es simple joyería de fantasía sin ningún valor.

En el primero ni que decir que el que acepte entrar en el negocio perderá todo su dinero. Algunos otros medios de sacar dinero de los Piñeros, son la correíta, un cinto delgado que se enrolla, se mete un lápiz o algún objeto parecido en el centro del rollo y se apuesta si el lápiz o el objeto puede quedar libre o no, al jalar la correa.

Existe igualmente el método de “las aguilitas”. El Piñero trae consigo una moneda que ha mandado hacer especialmente diseñada con águilas en ambos lados de ella. Cuando después de valerse de mil artimañas logra interesar a su víctima para que acepte jugar por dinero, saca una moneda auténtica común y corriente, se la enseña y durante algún tiempo lo deja que gane, hasta que al fin, cuando ya las cantidades de dinero son importantes, sacan la moneda de dos águilas y así despojan al incauto cuya avaricia le hizo aceptar la invitación.

Como ya se dijo, los Piñeros utilizan diferentes y variadas formas para quitar a las personas su dinero, por lo que de acuerdo con lo que los Jefes policíacos aconsejan, se debe seguir las siguientes reglas para no resultar víctimas.

1.- Nunca haga ostentación pública de su dinero.

2.- Cuando traiga dinero consigo, desconfíe de cualquier desconocido que se le acerque.

3.- Si no trae dinero en el bolsillo, pero tiene en su casa o en el banco, de todos siga desconfiando más de los desconocidos que lo inviten a apostar jugando dinero o le ofrezca algún negocio.

4.- Nunca, pero nunca haga confianza de quien no conoce; jamás será bastante repetirlo, pues los Piñeros son consumados artistas que igual pueden representar el papel de un sacerdote, que el de un estudiante, un campesino o cualquier otro personaje.

 

Estas personas, por lo regular se hospedan en buenos hoteles, comen en los mejores restaurantes y son auxiliados por otras personas inclusive apoyados al parecer por autoridades y a quienes regularmente apodan “Los Patas Blancas”.

Roberto Fleischer Haro 

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

 

 

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.