Somos  rehenes  de la delincuencia 


En este medio hemos manifestado la necesidad urgente de buscar solución a la inseguridad que impera en nuestra ciudad, aunque se niegue la realidad de lo que estamos viviendo no se puede maquillar lo que vemos y lo que la prensa cotidianamente nos informa.

Así como la seguridad pública es responsabilidad de todos, con esa responsabilidad las autoridades encargadas de proporcionarla que sean prudentes, se olviden de siglas partidistas y se tenga un

acercamiento con elementos que hayan participado dentro de la corporación policiaca, ya que operativamente los hay muchos y muy buenos, con el interés de que en conjunto buscarle solución a la problemática. En estos momentos todos necesitamos de todos.

En el presente año se incrementó en Hermosillo el delito de robo a negocios a mano armada y robo de autos, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Aunado a lo anterior se dice que se carece de estado de fuerza para cubrir la operatividad preventiva pero, es exagerado el personal policiaco comisionado en labores que no corresponden a su cometido. La ley no marca “comisiones especiales”.

Es importante se retome el viejo esquema de la seguridad pública, de ahí se derivan actuaciones muy positivas que actualmente muy cómodamente desechan, además ante

la falta de denuncias y querellas directas por parte de ofendidos se puede actuar apoyándose en parte en los Artículos 117 y 118 del Código de Procedimientos Penales para el Estado de Sonora, en coadyuvancia con los otros niveles de Gobierno.

El delito más frecuente que flagela a los ciudadanos y que va a la alza es el robo en todas sus modalidades, es necesario que participemos con facultad en la denuncia, pero también lo es actuar con realidad y apegado a la Ley de parte de toda autoridad, ya que existen miles de viciosos que se dedican al robo para subsanar su necesidad, aunado a tanto narcomenudista que son aprehendidos y al parecer de inmediato son puestos en libertad.

En cuanto a la coordinación, no pueden ni deben las corporaciones policíacas estar fragmentadas, deben compartir visiones, estrategias, procedimientos de operación y responsabilidades en términos de hacer su trabajo en conjunto.

Como parte estratégica y a falta de personal con el fin de desahogar la carga de trabajo preventivo en la corporación policíaca, urge profesionalizar la Policía Auxiliar de Servicios Privados de Seguridad la que vendría a hacer más eficiente la organización.

La seguridad es claramente ya una mercancía producida que circula normalmente, hablamos del rentable mercado de la seguridad empresarial y privada que ha creado la empresa, con sus blindajes, dispositivos electrónicos, etc.

De esta manera, la tendencia a la privatización de la seguridad está determinando buena parte de las reformas legales en relación con la seguridad pública.

Hoy, prácticamente en todos los municipios del estado podemos ver calles privatizadas, protegidas por enrejados instalados por los vecinos, y el ofrecimiento de servicios

privados de seguridad, que están fuera de los controles del gobierno.

Se considera que creando la Dirección de la Policía Auxiliar y de Servicios Privados de Seguridad, generaría ingresos frescos, los que se reintegrarían a la corporación en equipo de trabajo y la haría autosuficiente, viniendo ésta a fortalecer la prevención del delito.

Sugerencia que podría ser tomada por el municipio, donde se controlaría eficientemente la función y capacidad de los elementos.

Podrían ser atribuciones de la Policía Auxiliar.

La vigilancia de inmuebles ya sean particulares o comerciales, resguardo y traslado de bienes, así como protección de pagos de empleados de empresas particulares y organismos públicos que así lo soliciten.

Estas atribuciones tendrían un efecto indirecto consistente en la seguridad y protección a los ciudadanos y sobre todo se fortalece la prevención.

Para proporcionar estos servicios de vigilancia y de seguridad deberán los particulares pagar esta contraprestación, lo cual fortalece la Hacienda Pública Municipal como una fuente importante de ingresos.

La Policía Auxiliar podría descentralizarse de la policía urbana, pero coordinarse con la misma para efectos operativos.

Roberto Fleischer Haro

Miembro de la IV generación de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FE

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.