JORGE MEDINA REGRESA POR AMOR Y NO POR CAPRICHO


Jorge Medina está de regreso, pero ahora en solitario. Está contento y se muestra juguetón, ligero de cargas emocionales, incluso hasta se le ve más joven. Entre el público se dice que le sentó bien haberse separado de La Arrolladora Banda El Limón, un rompimiento que si en un principio parecía que ardería como una hoguera cargada de chismes, solo fue una chispa que no dio para más.
El que es considerado como uno de los mejores vocalista de la música tradicional sinaloense está de regreso, y deja claro que este retorno a los escenario, encabezando su propio proyecto, es por amor a su público, (y a la música). En esta reaparición no hay espacio, dice, para el capricho, para las cosas que se hacen a la fuerza.
“Esta noche, como dije cuando empecé, no estamos por capricho, hoy estamos aquí por amor a ustedes y estamos los que tenemos que estar y punto. Así que es una fiesta privada, disfrútenla…”, expresó.
Más que una presentación con un público masivo, es un concierto íntimo. Sin mucha gente, y en un área aparte, separado de los que sí pagan boleto, están sus amigos, colegas, familiares, y también las familias de los músicos. Se sientió como en casa, porque estuvo en casa.
Acompañado por su propia banda, -y sí es de él, porque los músicos visten sacos bordados con las iniciales del cantante-, Jorge Medina subió al escenario del Teatro del Pueblo de la Expo Canaco 2017, para cerrar esta fiesta con su concierto que, por el contrario, abre su carrera como solista.
Se nota que es el dueño de su proyecto, porque en su paso por La Arrolladora, Jorge vistió igualito que el resto de los músicos, ahora se nota quién va al frente: viste camisa azul claro, pantalón blanco y zapatos color café.
Comienza con sus canciones alrededor de las 01:20 horas del domingo, luego que ya se presentaron tres agrupaciones antes que él. Un cierre de la Expo Canaco 2017 maratónico.
“Confieso”, “En Los Puritos Huesos”, “Traicionera” y “Cuatro Meses” empiezan a calentar el ambiente, incluso Jorge lo siente, porque se queja que está todo sudado y le pregunta al público si hace calor o él es el “caliente”.
Se muestra pícaro y menciona algo sobre la edad de los 40 años, pastillas azules, el que “no puede” y el que quiere más, el grito femenino y el masculino celebran la broma, y él invita a los asistentes a brindar por las cosas buenas, a pistear y a que todo se vaya “por un tubo”.
“Levanten el bote, levanten el tequila, levanten el whisky, levanten lo que tengan ahí, y digan salud, salud por la vida, salud por el amor, salud por los que se fueron, salud por la familia, porque la familia, porque la familia es lo mejor”, dice.
Le sigue con “La Suata”, Cuéntame” y “Qué Me Vas A Dar Si Vuelvo”, esta fue de las más coreadas y felicita a su público: “Se oyen como si fueran 10 mil”.
Su actuación continúa con “La Llamada De Mi Ex”, “Reproches Al Viento”, “Corrido de Mazatlán”, “Mi Segunda Vida”, “Cabecita Dura” y “La Rajita de Canela”, y ya pasaban más de las 02:20 horas.
Dos asistentes debaten que lo que esta noche cantó “El Jorge” son sus éxitos con La Arrolladora, y uno reafirma que son de él porque al fin y al cabo, asegura, las bandas son reconocidas por el talento de sus vocalistas, más que por otra cosa. ¿Será?
El debut de Jorge Medina como solista en Mazatlán, tuvo como teloneros al grupo norteño Frecuencia 440, a “LaVoz Gemela de Valentín Elizalde”, Tony Ochoa, y a Banda La Explosiva.

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.