Percepción de inseguridad 


CONTRAPESO 


Percepción de inseguridad 


Por Jesús Olivas Figueroa


La delincuencia en Hermosillo es una realidad que cientos de capitalinos la han sentido en carne propia. Revientan de coraje cuando ven como un puñado de delincuentes ávidos de obtener dinero de cualquier forma los despojan de sus pertenencias, incluso violentamente.


Eso existe, es la realidad de una comunidad que ya está harta de la incapacidad histórica de las autoridades encargadas de resguardar esa tranquilidad que como ciudadano tenemos como "privilegios".


Pero la problemática se agudiza cuando el tema se traslada a la cancha de la política, cuando los adversarios de la administración en turno toman ese garrote y azotan con politiquearías la de por sí vapuleada imagen del gobernante en turno.


Ahí es donde se quiebra cualquier intento por minimizar el problema, pues en lugar de crear esquemas adecuados para detener la delincuencia en todos sus rubros, gastan su tiempo y esfuerzo en defender una postura de trabajo, y menguar las críticas que evidentemente siembran en una ciudadanía que no alcanza a ver resultados positivos.


Es ahí donde la realidad se junta con la percepción, y el significado de esa palabra envuelve en una burbuja irrompible la creencia sólida de que la inseguridad va en aumento y las autoridades no pueden con el paquete.


Recuerdo desde que tengo uso de razón, que la oposición, es decir, el PAN o el PRI, según quién sea gobierno y quién adversario político, atizan sin misericordia la endeble seguridad de la que hemos gozado los hermosillenses desde hace mínimo 25 años, restando apoyo, cuando como ciudadanos todos pedimos y exigimos tranquilidad para nuestras familias.


Sin embargo, es más fuerte el deseo de hacer quedar mal al Alcalde, y con ello, sumar bonos para que la gente busque otra opción política en la pizcas de enfrente. Eso nos tiene jodidos.


Pero más allá de la realidad, que la hay, la percepción juega un papel determinante en ese juego macabro por demostrar uno, que está trabajando y otro, que la gestión en turno es una calamidad.


¿Qué es la percepción?


Se define como percepción al proceso cognoscitivo a través del cual las personas son capaces de comprender su entorno y actuar en consecuencia a los impulsos que reciben; se trata de entender la organización y los estímulos generados por el ambiente y darles un sentido. De este modo lo siguiente que hará el individuo será enviar una señal.


Y es que es importante mencionarlo, porque en Hermosillo la percepción de inseguridad ha bajado en los últimos meses, pues según el último estudio del INEGI, reveló que entre junio y septiembre de este año, disminuyeron las personas que no se sienten seguras.


Mire usted, la muestra indica que en Junio,  81 de cada 100 personas se sentían inseguras, mientras que en Septiembre, bajó a 74 de cada 100, lo que evidencia cierta eficiencia en la estrategia desarrollada por la policía municipal que dirige Jorge Suilo.


Insisto, nadie quiere tapar el sol con un dedo, es imposible, pero la política ha sido la precursora de que la percepción generalizada aumente esa zozobra que abate el día a día de los ciudadanos. No les importa mientras sea una moneda de cambio para sus intereses.


Los panistas tuvieron dos gestiones seguidas, y la inseguridad fue en aumento, antes de ellos el priismo tampoco pudo hacer mucho para detenerla, y del 2000 al 2006 también gobernaron los albiazules y los robos, y asesinatos se daban a montones, no como ahora claro está, pero ese aumento ha venido engordando por el crecimiento propio de la ciudad.


El que venga después, tendrá complicaciones para detener lo inminente, sin embargo, si se olvidan de la  politiquería, y gestión tras gestión ponen su granito de arena sin eliminar estrategias que funcionaron en el pasado, Hermosillo tiene futuro, pero si insisten en atizar al Presidente desde la trincheras política, la capital de Sonora estará destinada a convertirse en un campo de guerra liderado por la delincuencia organizada y entonces sí, habremos perdido la guerra.


Listo...Dios los bendiga, cuide y proteja...

Cualquier duda, aclaración o crítica, mi correo es jessolfi@gmail.com Twitter @jessolfi_y

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.